martes, 3 de junio de 2008

¿Where have all the cowboys gone?

Ha sido una mala semana para mi amor platónico. Primero vi a un Indiana Jones que ha perdido, con los años, la irreverencia y la media sonrisa que presentaba ante la adversidad, y que hacía que sus coprotagonistas y mujeres del mundo quisiéramos apostarle a un chico malo e inestable. Ahora sólo le queda el sombrero.

Esas pequeñas irreverencias se ven atacadas también por la prohibición del cigarrillo en lugares públicos. Está bien, la prohibición en este caso nos acerca un poco a los países civilizados pero a aquellas a las que nos temblaban las piernas por el hombre Malrboro, que fuma su cigarrillo en solitario, nos obliga a conseguir otros fetiches.

Lo que tienen en común Indiana Jones y el hombre Malrboro es esa aura de que, con ellos, cualquier cosa puede pasar, todo es posible, el aura de la libertad, que parece que en mi imaginario no se encarna en una francesa corriendo con una teta al aire sino en un hombre de sombrero que, a caballo, se pierde en el horizonte.

El último golpe a la libertad lo dio Chávez. En el Aniversario de la Dirección General de Servicio de Inteligencia y Prevención (DISIP), se instó a todos los funcionarios del organismo a profundizar los valores éticos y morales en pro de garantizar la seguridad de todos los venezolanos. Señaló que la DISIP se constituye “en ojos y oídos del Estado”, y por eso, los funcionarios tienen el reto de asumir la seguridad de todos los venezolanos. Esta omnipresencia del estado coarta las libertades individuales de los ciudadanos del país vecino.

Como si esas declaraciones no fueran suficientes, este jueves, el ministro del Poder Popular para Relaciones Interiores y Justicia, Ramón Rodríguez Chacín, señaló que la Ley de Inteligencia y Contrainteligencia creará cuatro nuevas instituciones de seguridad del Estado. Estas cuatro instituciones especializadas serán las siguientes: la Dirección General de Inteligencia, la Dirección General de Contrainteligencia, la Dirección General de Inteligencia Militar, y la Dirección General de Contrainteligencia Militar.

Las nuevas agencias obligan a la gente del país a asistirlas con información. Negarse puede resultar en dos años de cárcel para el ciudadano común y seis si se es empleado del gobierno. Esto es un paso para crear informantes sociales (sapos) al mejor estilo nazi, escudados con la idea del patriotismo. Chacín, anunció públicamente la semana pasada que estas medidas se toman con miras a combatir la interferencia estadounidense y crear un compromiso ideológico en el pueblo, pero lo que ocultan estas declaraciones es un compromiso ideológico obligatorio.

Venezuela, a pesar de tener un discurso de izquierda, coincide con Colombia en esta cosa, tan paisa, de amar la tierrita y defenderla cueste lo que cueste. “Cueste lo que cueste” a veces coincide con el patriotismo ciego, con la premisa de que el fin justifica los medios, y eso lleva a extremos como que no dar información al gobierno se considere antipatriota y se pague con cárcel, es decir, se llega al extremo de defender el estado a costa de las libertades individuales, esas mismas libertades que promulgaban Indiana Jones y el hombre Marlboro.

Cuando una sola persona se hace más importante que todos los individuos de un país damos con una especie de monarquía, abolida por revoluciones como la francesa (sí, la chica que corría con una teta al aire). ¿Se oponen los gobiernos largos a las libertades individuales? En el caso de Venezuela se esta proponiendo meter a la cárcel a quien no quiera ser informante del estado. Si yo fuera Chávez y llevara tanto tiempo en el poder promulgaría la misma ley, porque mi propia identidad ya estaría mimetizada con la identidad del estado y lo que sea contra el estado sería contra mí.

Hay que poner atención para no cometer los abusos de poder del país vecino. Todo esto sucede ahora que Chávez lleva 10 años en el gobierno, y esto me hace pensar en el patriotismo de nuestro presidente, tan dedicado a Colombia, que según se rumora, quiere un tercer mandato. Dicen que la tercera es la vencida, pero ¿vencida quién? ¿La libertad?

5 comentarios:

Memoria Evocación dijo...

Es claro entonces: no hay que ir a verse la última de Indiana Jones. La chica que escribe se ve que es inteligente, pero en la foto no sale tan churra...¿nostalgia de Indiana Jones tal vez?
Me adhiero eso sí a los llamados para que no nos dejemos tejer entre las camisas de fuerza de los Estados. Prefiero estado fracasado que estado robusto y violador de la libertad. Mil veces.

catalinapordios dijo...

trataré de salir mas guapa en la próxima.
nadie quiere un violador robusto, que dolor!

Simón dijo...

Pues la última de Indiana Jones es buenísima, lo siento, pero es perfectamente lo que uno espera de Indy. También lo siento, pero la chica sale muy churra en la foto, y ese sombrero esta delputas. Y finalmente, lo siento nuevamente pero tiene más reversa un bollo que la reelección de Uribe, nuestro violador robusto.

Alejandro Arciniegas Alzate dijo...

el mejor Indiana Jones fue River Phoenix. al diablo con esas tonterías extraterrestres sobre la leyenda de El Dorado. a los intransigentes de toda la vida, los que no dejan fumar etc., nada, que falta de cinismo, la vida sin cigarrillos no tiene sentido, no vale la pena. en cuanto a Chávez hay que matarlo; que haga su revolución y que lo vistan de gloria primero si quieren, pero hay que matarlo. ¿tercer período aquí? Uribe no tiene más alternativa, pues claro, si no lo meten a la cárcel, le toca. la derecha tiene los ojos azules y la izquierda es basura en los parques. todo lo grandioso lo hacen los fachos, a las buenas o las malas, como siempre.

Anónimo dijo...

You really make it appear so easy along with your presentation however I find this matter to be actually something that I feel I might never understand.
It seems too complicated and very wide for me. I'm having a look forward on your next publish, I will try to get the grasp of it!
Feel free to visit my homepage :: treating swollen ankles and feet