domingo, 15 de junio de 2008

My generation

Lo más curioso de que haya ganado Obama no es, en absoluto, que sea negro. A decir verdad, Obama es menos negro que muchos encuanto a clichés se refiere. No, lo curioso de que Obama ganara la candidatura demócrata es que hace dos años nadie sabía que existía, que es nuevo, que su lema es el cambio y que fueron precisamente las generaciones más jóvenes las que le dieron el poder demócrata.
Mucho se ha dicho sobre cómo influyeron facebook, youtube y la pagina de internet
www.barakobama.com. La página tiene un diseño fácil, joven accesible, tiene blogs, vende camisetas, tiene muchos links a flickr, y presenta lo que llaman barak tv. La página nos habla de Barak y Michelle, dos jóvenes trabajadores exitosos con hijas sonrientes. Michelle, a diferencia de Laura Bush, es una mujer de negocios que según dicen, no tiene asesor de imagen para vestirse, y aun así sale con detalles de estilo que se harán famosos, como el vestido que uso el día que su esposo ganó la candidatura, de un morado brillante (muy arriesgado para una aspirante a primera dama) y unas perlas, a lo Jackie O, pero grandes y falsas, que nos dicen que no viene de plata vieja pero que es suficientemente cool para no querer parecerlo.
Los Obama causan tanto desagrado como un cachorro de labrador. Son atractivos, jóvenes, y fueron puestos en el poder, en gran medida, por montones de veintiañeros que años atrás preferían los sitcoms a la política, que se relacionan con el mundo desde las comunidades de internet, desde los blogs, y que entienden por sonido ambiente el playlist de sus iPods.
Es bien probable entonces que el próximo presidente del país mas poderoso del mundo sea elegido por la generación Mtv, la generación interactiva a la que Obama les dice: I’m asking you to believe, not just in my ability to bring change in Washington… I’m asking you to believe in yours. (Les pido que crean no solo en mi habilidad para traer el cambio a Washington, les pido que crean en la suya propia.)
A solo dos años de las elecciones presidenciales en Colombia deberíamos empezar a poner atención a esta generación, que si le da la gana, puede ser una gran fuerza de cambio. Y bueno, ¿le da la gana? A veces pienso que sí, a veces pienso que no. A veces de rumba uno se encuentra, entre las conversaciones de borrachos, defensores de los valores tradicionales. El problema no es que se defiendan los valores tradicionales, el problema es que es raro hacerlo cuando se carga un condón en la billetera. Más bien esa defensa suena a pastiche, a cosas que se le oyen a los papás y se repiten.
Por eso yo no sabría qué esperar de la generación Mtv colombiana, pues, mientras una línea se muestra ultra conservadora, otra, más entusiasta de internet como la nueva directora del MAMM, el equipo de parodiario.tv, buenabonitaybogotana.com e iconia group, entre muchos otros, son de un tinte satírico, liberal y a veces uno diría que hasta idealista; como aquellos que votaron por Obama.
En su último sencillo, Time To Pretend, MGMT invita a vivir rápido y morir joven. Y bueno, ¿no es eso de lo que ser joven se trata? Querer tragarse el mundo y además creer que se puede. La irreverencia de la juventud, más que un capricho, es una necesidad dialéctica para el progreso de las ideas de un país. Como jóvenes tendríamos que ejercer nuestro derecho al idealismo, a la contradicción, a la crítica de la armazón social. No porque seamos unos jóvenes locos sin razón, sino porque se necesita poner en tela de juicio al sistema constantemente para que el sistema se renueve y sea capaz de enfrentarse a un mundo en constante cambio.
Mientras tanto wikipedia (sí, wikipedia) nos dice que Álvaro uribe “ha mantenido una línea de defensa de los valores familiares al manifestarse en contra de la legalización del aborto y del matrimonio homosexual. También ha cuestionado las relaciones sexuales prematrimoniales.” Yo no estaría tan segura de que nuestra generación se trate de eso. Como jóvenes hay que comprometerse con el estilo de vida que queremos, porque hoy más que nunca tenemos influencia en los mass media, somos dueños de internet, podemos ser una fuerza que incline la balanza, como lo fueron los jóvenes de otras generaciones (esos que hoy nos dicen que fueron hippies pero que nunca probaron la marihuana).
Pienso que hay que revisar las alternativas que empiezan a aparecer para la próxima presidencia con cuidado y buscar a alguien con quien podamos identificarnos, y que a su vez se identifique con los giros que toma el mundo contemporáneo, que ha volcado su mirada a internet, a la música, a la comunicación constante, a la vida verde. Como jóvenes podemos creer en un cambio, o podemos sentarnos en el sofá a ver televisión. La primera opción al menos no engorda.

6 comentarios:

Memoria Evocación dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Memoria Evocación dijo...

Hay otro medio que le recomiendo a la bloggera para ampliar su lista de cosas que hacen pensar que esta generación puede elegir a alguies distinto a Uribe. Se llama HOJA BLANCA. Se lo recomiendo, vaya a www.hojablanca.net

Alejandro Arciniegas Alzate dijo...

las cosas como son: Obama es un ingenuo, un cándido, un motivado.

catalinapordios dijo...

ooh claro, HOJA BLANCA, maravillosa revista, la próxima edición sale en agosto, sexo y rock and roll!!

y alejandro... creo que yo tambien soy un poco ingenua :)

Yoli dijo...

Me gusta el modo pragmático en el que escribes, porque el sentimentalismo comunista, de discurso antiimperialista y en contra del consumo poco ayuda más que para hundirse en la depresión.

Pues si, interesante un artículo que además de ser convincente, tiene los pies en la tierra y se dirige a los que "de verdad" podrían ejercer su derecho al voto y consecuentemente a la democracia.

Aunque mi primera impresión mamerta fue:

-Pero ¿cómo así?, ¡si por ahí, solo el 20% de la población joven colombiana tiene acceso a Internet!

La segunda impresión fue:

- Pero está claro que los que elegimos somos ese mismo 20% (calculado a priori por mi).

Me gusta más esta crítica a un gobierno de ultraderecha que la tradicional de izquierda que es igual de tediosa a la goda. Porque algunas veces, como jóvenes construimos unos discursos reencauchados y aburridísimos que poco tienen que ver con nuestros estilos de vida (desde la izquierda, desde le centro y desde la derecha). Y si, la verdad, es que por lo menos la segunda opción no engorda y para nosotros eso es importante.

Arciniegas dijo...

ese yoli es un comentario equilibrado, que nadie quiera ser como esos tipos que votan por el polo y después van a chuparse los dedos de queso camembert. si yo tengo un billete en el bolsillo izquierdo y otro en el derecho, tanto me da que me lo saquen del uno o del otro. auqnue sería lo mismo que decir que todos los políticos roban, lo cual es un clísé. seamos ácratas, mejor. y Catalina, me encantan tus escritos y no propiamente por ingenuos.