jueves, 18 de diciembre de 2008

Jordania no es Pasión



Publicado el 5 de diciembre de 2008 en la sección de Opinión de EL ESPECTADOR.

EL PROBLEMA DE LA MALA PRENSA internacional es común a muchos países del tercer mundo. No es gratis: del tercer mundo han salido terroristas, traficantes de drogas y violadores de derechos humanos, por mencionar unos cuantos.

Una estrategia de estos países ha sido lanzar campañas de publicidad positiva para cambiar su imagen. Nosotros tenemos Colombia es Pasión y Jordania tiene a su reina, Rania, quien en marzo 27 de 2007 lanzó su canal (youtube.com/QueenRania) y ha publicado videos diariamente.

Al igual que Colombia es Pasión, la reina hace énfasis en los logros de Jordania y las posibilidades turísticas que tiene. Sus videos han probado tener tal efecto en el público que la reina ganó el 22 de noviembre el premio al Visionario, otorgado por YouTube. Por el mismo medio, nosotros, tenemos montado un video totalmente adorable de un niño que cuenta que Camilo Villegas tiene soch an impecabol suing, pero no hemos sido tan influyentes en la opinión de esta comunidad.

Las diferencias de las dos estrategias son grandes. El propósito del canal de Rania es desmontar la popular ecuación árabe=musulmán=terrorista por medio de videos que muestran las vidas de personas musulmanas que no son terroristas y que están en desacuerdo con la violencia del mundo árabe. El propósito de Colombia es Pasión es convencer al mundo de que como tenemos tanta playa linda, la violencia del país se compensa.

La ecuación que quiere desmontar Rania es parecida a muchas otras generalizaciones que nos afectan, como latinoamericano=colombiano=narco. La diferencia es que Rania combate la generalización mostrando individuos y nosotros lo hacemos con otra generalización: que Colombia es un pacífico paraíso tropical lleno de gente sonriente y hospitalaria. Todos sabemos que aunque tanta maravilla sea cierta a uno igual le roban la billetera. La generalización llega hasta el punto de decir que aquí la palabra para extranjero es amigo, pero ese cambio semántico yo sólo lo he oído en los jíbaros de las playas cartageneras cuando se dirigen a algún gringo.

Los videos de la reina son bastante sensibleros, pero son efectivos porque muestran testimonios. El principal peligro del estereotipo musulmán es que los percibimos como una gleba parda que camina hacia nosotros para destruirnos, una masa sin individuos sumida en el fundamentalismo. Al mostrar historias de personas reales se crea una conexión directa con el espectador que aprende a no emitir generalidades tontas.

Otro punto a favor de la reina es que YouTube es una comunidad dada a la interacción: todo video genera discusiones que ayudan activamente a desmontar los estereotipos. Hace poco Rania dijo en el Show de David Letterman: “La sospecha, la intolerancia y la desconfianza nos están separando. Somos más fuertes cuando escuchamos y más inteligentes cuando compartimos, y esto es lo que más me gusta de YouTube, que es una herramienta que nos permite ser partícipes activos de esta conversación. No digo que un video puede cambiar el mundo, pero puede cambiar algunas mentes, y ahí es donde el cambio comienza”.

YouTube ha mostrado ser una excelente herramienta para hacer política porque se sostiene en la libertad de expresión y el libre acceso a la información y a través de este medio Jordania lidera una nueva forma de hacer política de la imagen para los países del tercer mundo. Hacer publicidad positiva no se trata de tapar el sol con un dedo, sino de mostrar argumentos creíbles y crear conexiones emocionales. Ante la iniciativa de Rania, Colombia es Pasión se convierte en un brochure, y un brochure no cambia nada

3 comentarios:

Diego Fabrice Vargà dijo...

Yeah!!! Me has dejado sin palabras.

Jorge dijo...

Muy interesante la comparacion con el caso de Jordania. Yo complementaria el post diciendo que toda la idea de "Colombia es Pasion" esta mal enfocada. Eso se ve en dos cosas. Una: hablar de la pasion como distintivo Colombiano es tentador pero equivocado. Creo que es algo muy vago como para generar una distincion (despues de todo, creo que deben haber pocas personas/nacionalidades que no se consideren "apasionadas" en algun modo).

Lo otro es que parece una campaña timida, pensada solo para Latinoamerica. Lo digo porque yo vivo en Europa y alla esa campaña no se ve (a diferencia de las de otras paises, como Brasil o Mexico, que se ven incluso en las estaciones de metro). Los primeros comerciales los vi estando aca en Colombia, en algunos de los canales por cable latinos. Quizas en USA la cosa sea diferente, pero hecha asi (con poca repercusion en Europa) parece ser una cosa pensada principalmente para hacernos sentir bien a los Colombianos.

Creo que no se necesita ser especialista de marketing para darse cuenta de esto. Creo que a la estrategia le falta ambicion. Seria buenisimo ver un comercial de "Colombia es Pasion" en, por ejemplo, Francia, con un Frances hablando bien de Colombia en los canales de TV Franceses. (Los comerciales que he visto son de extranjeros hablando en Español, es eso efectivo?) Una cosa de ese estilo si que podria crear "conexiones emocionales".

NDiazDurana dijo...

Muy buena columna.

"Colombia es pasión" ha sido vendida como una campaña para mejorar la imagen de los colombianos en el exterior. Pero en realidad en una estrategia corporativa para favorecer la inversión extranjera en el sector privado. Es una propaganda para atraer consumidores de afuera y como toda buena publicidad, solo se centra en lo bueno del producto que se está vendiendo, tergiversánolo de manera que se vea incluso mejor de lo que ya es.

Está bien impulsar la industria colombiana. Lo que no me gusta es que la campaña sea mostrada únicamente como un intento de mejorar la imagen de Colombia. Esto genera un nacionalismo irracional entre quienes se toman la publicidad literalmente, provocando una gran intolerancia ante otros puntos de vista que aborden de los problemas del país sin omitir detalles por pura conveniencia.

Al que le interese, lo invito a que lea un artículo que escribí en mi blog sobre el mismo tema: http://nicolasdiazdurana.blogspot.com/2009/08/colombia-no-es-pasion.html